Después de Islandia

Después de una semanita por Islandia ya hemos vuelto a nuestras tierras; y a nuestras rutinas también. Atrás dejamos esa islita ideal llena de contrastes naturales. 

Estuvimos viajando durante una semanita por el sur de Islandía. Lástima no disponer de más tiempo para haber podido hacer la vuelta entera. Otro fallo fue disponer de un coche normal en vez de un 4x4; imprescindible para llegar a todos los rincones de la isla, ya que en las carreteras de montaña "highlands" esta prohibido ir en coche normal...

Nada más aterrizar sorprende el paisaje que acompaña la carretera, rocas y más rocas de aspecto volcánico....te das cuenta de en qué clase de isla estás....

El primer día lo dedicamos a descubrir tranquilamente Reykjavik. A simple vista parece una ciudad acogedora donde el clima fresquito invita a entrar en uno de sus múltiples cafes que hay repartidos por la ciudad. Se empiezan a ver bastantes tiendas de souvenirs con productos típicos de la zona.

Luego nos desplazamos hacia el este. Conducir por esas carreteras solitarias purifica. Se puede ver como va cambiando el terreno adquiriendo varias formas, paisajes rocosos, llanuras con musgo, planos negros arenosos, algún arbusto de tanto en cuanto y pasando increíbles lenguas de glaciar.

Islandia desprende ese tipo de soledad que llena.

Los últimos días tuvimos bastante temporal, lo que imposibilitó que pudiésemos visitar todo lo que teníamos planeado... pero bueno, pudimos ver parte de la furia invernal que les espera a los islandeses los próximos meses. 

Cuando menguaba aprovechamos para dirigirnos a la parte oeste. Llegamos hasta Budir, para visitar la famosa iglesia negra. El paisaje no tiene desperdicio. El tiempo no lo pierdes, lo inviertes en placer visual.

Estos días han dado para mucho. La isla la dejamos atrás pero lo que nos dejaremos atrás serán las impresiones. Entre paisajes idílicos y horas de carretera, inspirarse no es difícil. A medida que vayan cuajando las ideas las iré publicando; de mientras subo una selección de fotos a mi portfolio para que podáis disfrutarlas: 

Ísland, 2015